Dieta Mediterránea, salud y longevidad

Carlos Durana Ph.D., M.Ac. practices acupuncture in Washington D.C, and acupuncture Bethesda, Md.

La dieta Mediterránea favorece grandes cantidades de frutas, vegetales, frijoles, cereales integrales, aceite de oliva, semillas, frutos secos y pescado. La dieta también incluye vino rojo (con moderación) y pequeñas cantidades de productos lácteos y carnes rojas. Una revisión comprensiva de la literatura científica desde 1966 hasta 2008, muestra que la dieta Mediterránea prolonga la vida y previene infartos, cáncer, la enfermedad de Alzheimer y la artritis.

Otros estudios que han examinado específicamente los componentes de la dieta sugieren que el consumo de carnes rojas sin la ingesta de pescado, cereales integrales, semillas, frutos secos, abundante frutas y vegetales, y frijoles está asociado con los infartos, el cáncer, derrame cerebral, artritis además de reducir la longevidad.

Una revisión reciente de varios estudios hechos por Consumer Report también asocia la dieta a niveles más bajos de la enfermedad de Alzheimer y a la depresión. Los beneficios en la función cognitiva y emocional pueden ser el resultado de que la dieta mantiene las arterias y el corazón saludables; sin embargo, algunos de los beneficios pueden estar directamente asociados a la influencia directa que la dieta tiene sobre la función del cerebro. Los ácidos grasos del Omega-3 en el pescado, las nueces y semillas ayudan en la función de los neurotransmisores que afectan el estado de ánimo y de alerta. Adicionalmente, la vitamina E y el magnesio que se encuentra en muchos de estos alimentos puede ayudar a detener la depresión. Muchas personas pueden necesitar suplementos vitamínicos debido a estas insuficiencias en su dieta. Es importante notar que los resultados de esta investigación indican que es mejor tratar de seguir las recomendaciones generales de la dieta que enfocarse en los aspectos específicos.

En mi experiencia, la calidad de vida también se ve influenciada por una buena práctica en la dieta. Clínicamente, en mi práctica de orientación y entrenador de bienestar, soy un fuerte defensor y promotor de esta dieta. La medicina China ha hecho de la buena práctica alimentaria una parte integral de la sanación y el bienestar, y tiene muchas cosas en común con la dieta Mediterránea. Para nosotros, los occidentales, con frecuencia encuentro que la dieta Mediterránea es más fácil de implementar.

Carlos Durana Ph.D., M.Ac. can be reached in his acupuncture in Washington D.C. practice, and in his acupuncture Bethesda, Md. practice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*