La Práctica de la Compasión del Dalai Lama

Carlos Durana Ph.D., M.Ac. practices acupuncture in Reston, Virginia, Bethesda, Maryland and in Washington D.C.

Escuchamos esto recientemente de alguien que regreso de la India. Su grupo se reunió con el Dalai Lama por varios días. Las reuniones se enfocaron en dialogar sobre lo que ellos creían eran las cinco cuestiones más importantes a ser consideradas a medida que entramos al nuevo milenio. Al grupo se le pidió llegar con cinco preguntas antes de encontrarse con el Dalai Lama. Ellos preguntaron:

*  Cómo atendemos la brecha cada vez más amplia entre los ricos y los pobres?

*  Cómo protegemos la tierra?

*  Cómo educamos a nuestros hijos?

*  Cómo ayudamos al Tibet y a otros países oprimidos y a sus pueblos?

*  Cómo brindamos espiritualidad-un cuidado profundo hacia cada uno- a través de todas las disciplinas?

El Dalai Lama dijo que todas las preguntas se engloban en la última. Si tenemos verdadera compasión, nuestros hijos serán educados, cuidaremos al planeta y de aquellos que “no tenemos que hacerlo”.

Él le preguntó al grupo: “Ustedes creen que el amor por el planeta está aumentando o se mantiene igual”

Su propia respuesta fue: “Mi experiencia me lleva a creer que el amor está aumentando.”

El compartió una práctica y una oración con el grupo que incrementaría el amor y la compasión en el mundo, y pidió a todos los asistentes que se regresaran a sus casas y la compartieran con la mayor cantidad de personas posibles. Esta es la práctica:

1. Pasar 5 minutos al comienzo de cada día recordando que todos nosotros queremos lo mismo (ser felices y amados) y que todos estamos conectados.

2. Pasar 5 minutos apreciándote a ti mismo y a los demás. Deja de juzgar. Inspira mientras te aprecias a ti mismo, y expira mientras aprecias a los demás. Si aparecen los rostros de las personas con las que tienes dificultades, aprécialas a ellas también.

3. Durante el día extiende esa actitud hacia cualquier persona que te encuentres – somos todos iguales, y yo me aprecio y te aprecio (hazlo con la persona que atiende en el supermercado, el cliente, tu familia, compañeros de trabajo, etc.)

4. Mantén la práctica, no importa lo que pase.

Esta oración corta y favorita es el origen de una gran inspiración y determinación del Dalai Lama. Puede ser repetida en silencio a cualquier momento para recordarnos de estar despiertos en cada momento:

“Por el tiempo que el espacio aguante,
Y por el tiempo que los seres vivos permanezcan,
Hasta entonces Yo debo, también, ser capaz
De disipar la miseria del mundo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*