Ritual de Imágenes en Sanación y Trabajo Interno

Carlos Durana Ph.D., M.Ac. practices acupuncture in Washington D.C., Reston, Virginia, and in Bethesda, Maryland.

Los rituales son actos simbólicos estereotipados o interacciones las cuales permiten la expresión y/o alteración de valores, el significado, los sentimientos las relaciones y los eventos. Las imágenes y los símbolos así como los actos simbólicos son los bloques de construcción de los rituales.

Como base para ceremonias espirituales y religiosas, los rituales hacen que se vuelva concreto lo intangible y desconocido. Sirven como puerta de entrada hacia niveles no ordinarios de consciencia, ayudando a conectar dos órdenes de realidad: el físico y el metafísico. Los rituales nos centran y acostumbran a la presencia abundante de lo sagrado, ayudando a liberar su poder transformador. La fuente de energía y poder que puede ser liberada de los rituales renueva y regenera, realza y refuerza el compromiso.

Como dispositivos culturales, los rituales facilitan la preservación del orden social. Al actuar como marcadores de cambios naturales, los rituales nos conectan con los ritmos y actividades del universo. Los rituales marcan transiciones de un estado a otro. Patrones comunes de interacciones pueden ser vistos en ritos de pasaje durante las ceremonias del nacimiento, matrimonio y funeral. Estas acciones generan un sentimiento de comienzo y terminación.

Otro propósito del ritual es proporcionar cura, como cuando el ritual de imágenes o rituales terapéuticos son usados en la auto-transformación y en psicoterapia (Achtenberg, 1985). Estos rituales facilitan un sentido de control, legitimizan la expresión de los sentimientos (ej. Luto), proveen estructura frente a la desorganización (pérdida) o celebración (feriados), y facilita la interacción social.

Imágenes

Las imágenes han sido usadas desde tiempos antiguos como un recurso para la cura y la auto-transformación. Las imágenes son una parte de nuestro auto-concepto, nuestra auto-imagen; son una parte integral de nuestros sentimientos y pensamientos los cuales pueden influir sucesivamente. Las imágenes son representaciones internas de nuestras experiencias. Son los pensamientos, sentimientos, sabores y aromas que podemos ver. Son la materia de los sueños, memorias, planes y visiones espirituales. Las imágenes participan también en el proceso de enfermedad, recuperación y bienestar.

Al igual que los sueños, las imágenes comunican sus significados a través de los símbolos. Pueden ser usadas para descubrir conexiones entre nuestros síntomas físicos y las circunstancias estresantes así como patrones de aguante que pueden ser desadaptados (Goleman & Gurin, 1993). En nuestro crecimiento, ellas pueden ser usadas como puertas para nuestro proceso interno.

Hoy día, las imágenes son ampliamente usadas en medicina “mente-cuerpo” para producir beneficios en el proceso de cura, tales como minimizar efectos colaterales de la quimioterapia en el tratamiento del cáncer y mejorando la inmunología. Las imágenes pueden afectar directamente nuestra fisiología. Cuando nos sintonizamos con nosotros mismos, podemos notar signos que transmiten información sobre nuestro estado de salud. Antes de enfermarnos, nuestro organismo envía numerosas señales, como la luz de aceite en el tablero de un carro que se enciende de color rojo para indicar de una potencial falla de motor.

La efectividad de los enfoques basados en las imágenes puede ser explicada bioquímicamente, neurológicamente y psicológicamente. Con respecto a esta última, Sheikh (1983) ha sugerido que cuando monitoreamos y ensayamos las imágenes, mejoramos el sentimiento de control, modificamos el dialogo interno y asociado con los significados de los patrones mal adoptados, y mejoramos nuestras habilidades para afrontar situaciones.

Imágenes: Mi naturaleza simbólica

– Relajación, respiración y conexión a la tierra (ejercicio contenedor) para ser usado a través de todas estas fases.

– Encontrar un lugar seguro; notar lo que se ve y los aromas.

– Imagina lo que está bien contigo.

– Contactar tu guía interno.

– Quien eres tu simbólicamente? Cuál es tu naturaleza simbólica? Eres un animal? una planta? un poder? un ser angelical? etc.

– Tiene un nombre?

– Conéctate íntimamente con ese símbolo. Déjalo hablarte. Que mensajes están allí? Que te enseña? Como te informa sobre tu crecimiento y sanación?

– Como llega a ser una parte de algo más grande?

– Déjalo ser una fuente de sabiduría y poder.

– Permítete sentir ese símbolo. Nota sus acciones, expresiones, sonidos, energía y presencia.

– Permítele a tu cuerpo moverse a los ritmos y energía del símbolo. Absorbe su energía completamente en todas tus células.

– Se agradecido por lo que has recibido.

– Imagina lo que es bueno para ti; se agradecido por eso.

– Regresa al presente.

Imágenes de ritual y guía interna: Liberación

– Relajación, respiración y conexión a la tierra (ejercicio contenedor) para ser usado a través de todos estas fases.

– Encontrar un lugar seguro; notar lo que se ve y los aromas. Si es apropiado, enciende una vela, quema algunos inciensos para crear un espacio simbólicamente sagrado. Haz una ofrenda, por ejemplo, para que el resultado de este ejercicio pueda ser para el beneficio mío y de otros.

–Imagina lo que está bien contigo.

–Mantente consciente de un sonido o palabra que puedas usar internamente o externamente como una repetición, para ayudarte a ir más adentro. Hay algún color asociado con esto?

– Pide y busca adentro una criatura, planta, animal, persona o ser espiritual que pueda servirte de aliado, tu guía.

– Haz amigos. Pregunta por el nombre de tu guía.

– Discute el problema con tu aliado. Pide consejo. Se consciente de tus reacciones. Pide alivio o respuestas para cambiar el problema. Escucha cuidadosamente. Las respuestas pueden llegar como imágenes, pensamientos, sentimientos o sensaciones corporales.

– Para permitir que algo nuevo llegue (cura o crecimiento), es necesario dejar ir algo. Por ejemplo, si es falta de perdón hacia ti mismo o hacia otro, reflexiona en eso. Que se necesita para liberarse? Pide consejo.

– Imagina los beneficios de la liberación. Que te frena? Pide apoyo y valentía.

– Imagínate después de liberarla. Como te ves? como actúas? Siente el impacto de la liberación.

– Pide reunirte diariamente con tu guía para reforzar la liberación.

– Siéntete agradecido, y da las gracias por lo que has recibido.

Acupunture is provided by Carlos Durana Ph.D., M.Ac. in Bethesda, Maryland, Reston, Virginia, and in Washington D.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*