Terapia Exitosa: Tu Papel Como Cliente

Carlos Durana Ph.D., M.Ac. practices acupuncture in Reston, VA, Bethesda, MD and in Washington D.C.

La investigación ha demostrado que existen cuatro factores que determinan el éxito en la terapia. Un elemento clave para una terapia exitosa, es la capacidad del cliente para crecer y auto sanarse. Este factor representa alrededor del cuarenta por ciento del éxito del cliente en la terapia. Cada persona tiene sus propias fortalezas y recursos entre los cuales se pueden incluir las creencias, los sentimientos, habilidades, conocimiento, destrezas, capacidad para relacionarse y muchas otras. Una terapia efectiva ayuda a los clientes a descubrir y usar sus propios recursos y fortalezas. El Dr.Durana se enfoca en lo que está bien con el cliente en lugar de lo que está mal; él intenta extraer y exponer las fortalezas, habilidades y recursos que están dentro del cliente. Este enfoque asume que el cambio es más fácil cuando nos encontramos en una posición de fortaleza y no de debilidad o de fracaso. Al mirar lo que está bien con una persona y lo que ha funcionado en el pasado, y al identificar sus cualidades y fortalezas, la capacidad de una persona para cambiar y sanar puede ser fomentada.

Algunas formas de terapia se enfocan en lo que está mal con la persona (tienen una patología) y en lo que hay que hacer para arreglar a la persona. Aunque este enfoque puede ser útil algunas veces, el Dr. Durana ha concluido que el mismo tiene muchas desventajas. Por ejemplo, cuando a una persona se le dice que tiene fobia a las relaciones personales, esta etiqueta que colocamos puede actuar como una barrera que podría impedir entender a la persona, aumenta la defensa y amenaza el éxito de la terapia. El Dr. Durana cree que una persona es mucho más que una etiqueta y que es más fácil decir que una persona ha olvidado o no ha aprendido a relacionarse con los demás debido a decepciones o heridas del pasado. El pensar de esta manera sobre uno mismo puede facilitar la aceptación y el amor propio.  El Dr. Durana cree es de extrema importancia como pensamos sobre el origen de nuestro problema o el problema de otra persona.

Es extremadamente útil descubrir lo que no ha funcionado, pero es más importante aún descubrir lo que ha funcionado para que se pueda mejorar y usar. Por ejemplo, en que periodos de nuestras vidas hemos sido más nosotros mismos, o cuando y como hemos tomado las mejores decisiones, etc. El enfoque del Dr. Durana facilita el auto-descubrimiento, la responsabilidad y/o control personal, y  la capacidad para solucionar problemas. Su enfoque está basado en la suposición de que las personas poseen la habilidad de descubrir recursos y direcciones para crecer en la vida, y está basado en un interés por el valor personal, las habilidades y la capacidad para amar de cada uno.

El Dr. Durana cree que es el trabajo de un terapeuta el ayudar al cliente a descubrir sus recursos y potencial para crecer, así como proveer un ambiente en el cual pueda transcurrir una terapia o sesión de orientación de manera exitosa, pero ultimadamente es el cliente el que hace que funcione la terapia, no el terapeuta o la técnica.

La Relación Cliente-Terapeuta

La sociedad desarrollada por el terapeuta y el cliente es el segundo factor más importante para una terapia exitosa. Esta relación es un recurso que usted, el cliente, puede usar para conducirse hacia el crecimiento y la sanación. Un terapeuta efectivo debe mostrar cualidades esenciales como el ser genuino, sentir empatía, ser bondadoso, cálido y tener respeto por usted como persona, así como mostrar interés en sus ideas y sentimientos. El terapeuta debe motivarlo a probar nuevas soluciones. La relación puede proveer una atmósfera segura y de apoyo en la cual usted, el cliente, puede obtener información, herramientas y habilidades, experimentar y pensar sobre de sus problemas, crear nuevas perspectivas, evaluar y experimentar con potenciales soluciones, recibir respuestas, y obtener el dominio sobre sus problemas.

En una relación que es colaborativa y bondadosa, el  Dr. Durana escucha y se involucra en lugar de “arreglarlo” o “tratarlo”. Se desarrolla, gradualmente, una relación de confianza donde usted puede sentirse más seguro a medida que explora más profundamente las áreas que le preocupan. Hasta aquellos clientes que no están dispuestos a involucrarse en una auto-exploración más profunda, se beneficiaran de esta relación que está basada en la bondad, y pueden descubrir y obtener recursos, conocimientos y habilidades.

La efectividad del enfoque del Dr. Durana está influenciada por su disposición y deseo de entender y sentir empatía hacia lo que es más importante para usted. Igualmente, por su forma de incentivarlo y su habilidad para desafiarlo con cariño cuando sea necesario, y más importante aún, es qué tanto usted, el cliente,  está dispuesto a participar y aprender. Usted establece la agenda y la velocidad de cambio. El acuerdo entre el terapeuta y el cliente para establecer metas y las tareas a ser ejecutadas es un buen vaticinador de cuan exitoso será el resultado. Al final de cuentas, los resultados de la terapia serán probablemente más duraderos si usted ve la terapia como un producto de su mejor esfuerzo y ha aceptado responsabilidad para los cambios.

Expectativas y la Esperanza del Cliente

La mayoría de las personas que buscan terapia no están “enfermas” en el sentido médico, sin embargo pueden estar sufriendo un dolor emocional o mental; puede ser que se sientan frustrados y desanimados por no alcanzar sus sueños o metas en la vida, o puede ser que no estén funcionando óptimamente. El Dr. Durana ha encontrado que, con frecuencia, las personas insisten en seguir usando estrategias que ellos piensan que son útiles aun cuando esas estrategias no están funcionando, y  a veces lo que puede estar ocurriendo es que están evitando o negando un problema. Algunos no han encontrado a alguien que les escuche de una forma cariñosa y que les brinde apoyo, para que puedan tomarse el tiempo de contemplar sus propios problemas. Con frecuencia, las personas buscan ayuda después de sentirse desmoralizadas o pueden inclusive, sentirse estancadas o impotentes sobre como cambiar las cosas y encontrar soluciones a sus problemas. Sin embargo, el acto de hacer terapia demuestra que hay una determinación y disposición para mejorar y esto es un acto de esperanza – “Yo puedo hacerlo”.

Una terapia buena y efectiva estimula este tipo de pensamiento y ofrece las esperanzas de que algo se puede hacer para mejorar la condición de una persona. Las técnicas del Dr. Durana en la terapia mejoran los caminos a seguir para enfrentar los problemas y reflexionar sobre ellos. La percepción del cliente acerca de su problema y su optimismo sobre cómo mejorar es el tercer factor importante para determinar el éxito de la terapia. La creencia en el poder restaurador de la terapia ayuda a facilitar el progreso. Cuando nosotros, los terapeutas,  nos ocupamos de lo que es funcional en la vida del cliente, y cuando realzamos sus fortalezas y capacidades para hacerle frente a una situación de forma efectiva dentro de un contexto de bondad y respeto, estamos ayudando a fomentar expectativas optimistas de que el cambio puede y va a ocurrir y que el cliente tiene la capacidad y el poder de generar este cambio y su recuperación.

El cambio es usualmente el proceso de intentar cosas nuevas a lo largo del tiempo, y es un proceso que ocurre paso a paso. Las personas cambian a través de un proceso de reflexión sobre un problema, explorando y experimentando soluciones y recibiendo respuestas retro-alimentadoras del ambiente que les rodea. Estos son mecanismos naturales de auto-corrección que cuando son promovidos generan optimismo y éxito en la búsqueda por alcanzar metas.

La terapia u orientación puede ser útil para la mayoría de los individuos. Los resultados de la investigación sugieren que de 5 a 10 sesiones pueden tener efectos beneficiosos con al menos cincuenta por ciento de los clientes. Para un veinte a treinta por ciento de los clientes, se requieren más de 25 sesiones. Los clientes que son muy hostiles, que tienen una historia  de relaciones pobres, o que están muy poco motivados o de los que se espera que sean receptores pasivos de un procedimiento médico, estos clientes tienen menos probabilidades de beneficiarse.

El último factor del éxito en la terapia, el cual contribuye alrededor del quince por ciento del beneficio total, se refiere a los métodos o técnicas usadas en la terapia. El factor Cliente descrito anteriormente contribuye alrededor del cuarenta por ciento; la relación cliente/terapeuta cerca del treinta por ciento y la expectativa de optimismo alrededor del quince por ciento. Como el cliente usa este enfoque, es más importante que el método utilizado. Usted, el cliente, es el factor principal para sanarse. La sanación ocurre a través de los mecanismos de auto-sanación  o auto-corrección del cliente. Las técnicas de la terapia pueden ayudar a que esto suceda junto con la esperanza y las contribuciones de apoyo del orientador. La magia está en usted, el cliente.

Métodos de Terapia

El Dr. Durana usa varios métodos terapéuticos y esto puede ser visto como diferentes formas de aprendizaje. Algunos de nosotros somos mejores en usar procesos que nos hacen pensar; otros trabajamos mejor experimentando sentimientos y emociones, otros se benefician más enfocándose en cambios de comportamiento; otros obtienen un gran beneficio cuando se enfocan en las señales del cuerpo que están relacionadas a cuestiones personales. Existen individuos quienes consiguen un acceso más profundo hacia ellos mismos a través del uso de la atención plena. No hay un mejor enfoque, lo mejor es usar el método que más se adapte a usted, el cliente. Es importante hacer notar que  se puede utilizar más de un enfoque y también diferentes métodos en diferentes etapas de la terapia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*